El virus que sacudió la tecnología


La batalla entre la centralización y la descentralización tecnológicas ha abierto la puerta a un nuevo mundo tecnológico. Uno en el que la tecnología deje de ser sinónimo de merma de derechos y control.

La crisis de la COVID19 ha llevado a cuestionar algunos de los consensos tecnológicos de los últimos 20 años. Más allá de los fallecimientos, las mascarillas y el miedo se libró una importante batalla en la que se ha erigido como ganadora una alianza insólita. Todo podría ser diferente tras esta crisis. Pero, ¿por qué?

Cuando la crisis comenzó a golpear Europa a principios de marzo, surgieron los argumentos habituales y esperados: “tendremos que sacrificar la privacidad para derrotar al virus”, “hay que escoger entre salud y privacidad, y la salud debe prevalecer”. Estos argumentos ya los hemos oído antes. Para algunos, cada crisis o acontecimiento merece la misma respuesta: menos privacidad, más innovación tecnológica sin control, menos regulación en materia de datos. Esta ha sido la cantinela desde el 11-S gracias a un sector tecnológico centrado en el crecimiento y los beneficios y no en las consecuencias o la responsabilidad.

Para algunos cada crisis o acontecimiento merece la misma respuesta: menos privacidad, más innovación tecnológica sin control, menos regulación en materia de datos. Esta ha sido la cantinela desde el 11-S gracias a un sector tecnológico centrado en el crecimiento y los beneficios y no en las consecuencias o la responsabilidad

Consigue mEDium